Combatir el mal aliento – III

 Pareja con máscaras

Para combatir el mal aliento se pueden utilizar aceites esenciales como colutorio, y haciendo gargarismos, o aplicando directamente unas gotas sobre el cepillo de dientes o en la lengua: menta, limón, romero, té, etc.

Emplear un raspador específico para la lengua. En su defecto podemos frotar la lengua contra los dientes, o con la ayuda de una pequeña cucharilla, o cepillarla con el cepillo de dientes (también podemos frotar el paladar y la parte interior de las mejillas).

Desinfectar: optar por un dentífrico que contenga aceite esencial de árbol de té (con una concentración inferior al 0,2%), limpiar el cepillo de dientes con un poco de agua oxigenada (enjuagar bien antes de volver a utilizarlo), y cambiar el cepillo cada 2 ó 3 meses.

Con relación al uso de colutorios, mejor es dejar de lado los que contienen alcohol, puesto que secan la boca y agravan el problema del mal aliento. En general, no debemos confiar en los productos comerciales (aquellos que contienen alcohol y azúcar), y lo mejor es consultarlo con el dentista.

No debemos saltarnos ninguna comida. Cuanto más tiempo estemos en ayunas, la boca se resecará con mayor facilidad, y las bacterias proliferarán mejor (de ahí el mal aliento tras el sueño).

Más información – Combatir el mal aliento – II


Categorías

Consejos

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario