Combatir el mal aliento – II

 Hombre cepillándose los dientes

En los casos del mal aliento, de ligero a moderado, y sin causa aparante, podemos suponer su razón, para intentar contrarrestarlo. Evidentemente, la higiene bucodental tiene que ser perfecta (cepillado después de cada comida, hilo dental, colutorios, y cita con el dentista al menos una vez al año).

Beber suficientemente agua, y de forma regular a lo largo de todo el día. Con este método, estaremos luchando contra los efectos de tener una boca seca, eliminando buena parte de las bacterias que producen el mal olor.

Aumentar las tasas de salivación a lo largo de todo el día. Podemos comer chicle, pero vigilando siempre que no contenga azúcar.

Utilizar plantas y alimentos con virtudes antibacterianas, antisépticas y desodorizantes naturales. Comer perejil fresco (rico en clorfila y un buen antiséptico). Masticar especias como el clavo, o un palo de canela, algunos granos de hinojo, cárdamo, o anís.

Más información – Combatir el mal aliento – I


Categorías

Consejos

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario