Colesterol y huevo son compatibles

 Docena de huevos

Muchas veces se aconseja a las personas que siguen un tratamiento para el colesterol que limiten el consumo de huevos, porque estos contienen una fuerte tasa del mismo. Sin embargo, los estudios muestran que no perturban las tasas de lípidos sanguíneos y no están en el origen de enfermedades cardiovasculares. Al contrario, son ricos en vitaminas, oligoelementos, proteínas, etc.

La mala reputación del huevo es debida a su tasa elevada de colesterol, que ha provocado que se clasifique el huevo como alimento a evitar por las personas que tienen unas tasas altas de colesterol. Sin embargo, ningún estudio ha podido demostrar su efecto nocivo. Al contrario, muchos estudios demuestran su inocuidad.

¿Cómo explicar el poco impacto del huevo sobre el colesterol sanguíneo? Existen dos razones para ello. La primera es que el exceso de colesterol en sangre es principalmente de origen endógeno, los 2/3 del colesterol del organismo provienen de la degradación de las membranas celulares que lo componen.

La segunda es que las grasas verdaderamente patógenas para el organismo, las que hacen daño a las arterias, son las grasas saturadas (charcutería, mantequilla, nata, carnes grasas) y las grasas transaturadas (aceites vegetales hidrogeneizados que se encuentran en muchos alimentos industriales). Sin embargo, el huevo no sólo no contiene grasas saturadas.

Antioxidantes como los carotenos que dan el color amarillo a la yema. Entre ellos la luteína y la zeaxantina que son particularmente útiles para prevenir las cataratas, la degeneración macular relacionada con la edad, las enfermedades cardiovasculares, y los cánceres.

Más información – Come de todo en tu dieta


Escribe un comentario