Cinco trucos para dar más sabor a una dieta baja en sodio

Alimentos frescos

Comprar alimentos frescos es una de las claves

Llevar una dieta baja en sodio puede resultar bastante complicado, principalmente en lo que se refiere a dar sabor a las comidas, pues prescindir de la sal a menudo resulta en platos con poco sabor, en los que parece faltar algo.

Sin embargo, no tiene porque ser así. Una dieta baja en sodio no significa renunciar al sabor de los platos si ponemos en práctica algunos trucos culinarios como los que detallamos tras el salto.

Elige alimentos frescos de buena calidad: Se trata de algo fundamental. Los ingredientes frescos pueden marcar una gran diferencia en la consecución de un buen sabor.

Carameliza tus platos, especialmente las carnes: Te tomará más tiempo, pero el sabor de, por ejemplo, una cebolla caramelizada, vale mucho la pena.

Hazte con un molinillo de pimienta: Añádela durante la cocción y un poco más al final, o incluso en la mesa, y verás como tus platos ganan mucho en sabor respecto a la pimienta normal.

Utiliza perejil fresco picado: Es uno de los mejores recursos para aportar sabor a las dietas bajas en sodio, ya que es tanto rápido como barato. Además, ilumina el sabor y la frescura de los alimentos.

Añade unas gotas de limón: Unas gotas de limón nos harán olvidarnos de la sal. Este truco funciona en ensaladas, guisos y sopas, pero cuidado, ya que si nos pasamos podemos estropear el plato. Hay que añadir pequeñas cantidades e ir probando hasta lograr el punto justo.


Escribe un comentario