Cinco razones para comer una manzana al día

Manzanas

La manzana es una fruta con numerosos beneficios para la salud, como han demostrado un sinfín de investigaciones realizadas en las últimas décadas, sin embargo, para acceder a todos ellos no basta con comer una a la semana, ni siquiera dos. Lo ideal es comer una manzana al día.

Cuando comemos una manzana al día –ya sea durante el almuerzo, como postre al mediodía o después de cenar–, aumentamos las probabilidades de que se produzcan en nuestro organismo todos sus efectos beneficiosos, que son los siguientes:

Reducción del colesterol: Comer una manzana al día reduce los niveles de LDL o colesterol malo debido a su contenido en pectina, un tipo de fibra soluble que ayuda al cuerpo a utilizar el colesterol en lugar de almacenarlo.

Prevención de problemas respiratorios: La función pulmonar mejora con la ingesta regular de manzanas, probablemente gracias a un antioxidante que se halla en su piel, conocido por el nombre de quercetina. Además, se reducen las probabilidades de tener hijos con asma.

Prevención del cáncer: Ciertos tipos de cáncer, como el de colon, hígado y mama, lo tienen más difícil para hacer aparición cuando nos acostumbramos a comer una manzana al día. Esto se debe a que esta fruta contiene una sustancia química llamada triterpenoides, la cual ayuda en este sentido.

Reducción del riesgo de diabetes: Un tipo de antioxidante presente en la manzana, las antocianinas 2, ha sido vinculado por la ciencia con un menor riesgo de desarrollar diabetes.

Reducción del riesgo de Alzheimer: Comer una manzana al día también disminuye las probabilidades de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Además, dado el aumento en la producción de acetilcolina que provoca, también mejoran la memoria.


Escribe un comentario