Cinco razones para comer nueces como tentempie

02

El deseo de consumir un tentempié puede suceder en cualquier momento, sin embargo debemos elegir inteligentemente porque de lo contrario nuestro peso puede aumentar, si adquirimos el hábito de picar entre horas.

El sabor dulce y salado, es ideal para satisfacer esos momentos de ansiedad o hambre real, por ello las nueces son una muy buena opción natural y altamente nutricional, aquí les brindamos 5 razones para elegir estos frutos secos como un snack muy saludable, saber:

1. Grasas saludables

En aras de un cuerpo delgado se debe evitar los alimentos que son altos en contenido graso, sin embargo las grasas contenidas en los frutos secos son saludables, ya que pertenecen al grupo de las poliinsaturadas o ácidos grasos que favorecen gran número de funciones orgánicas, evitando enfermedades cardiacas, por ejemplo.

2. Proteína

El contenido de proteína en los frutos secos es muy alto, por lo cual nos hacen sentir satisfechos por más tiempo, además de cumplir uno de los roles más importantes para la salud, la reconstrucción celular.

3. Salud cardiaca

De acuerdo con un equipo de investigadores de la Clínica Mayo, alguien que come nueces regularmente puede reducir los niveles colesterol malo o LDL (lipoproteína de baja densidad), uno de los factores desencadenantes de los ataques al corazón, por ello a su vez el consumo de nueces puede reducir el riesgo de coágulos sanguíneos, responsables de ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

4. Combinan con diferentes alimentos

Los frutos secos son muy fáciles de procesar y pueden aderezar varias comidas realzando su sabor, pero sobre todo incrementando los nutrientes esenciales para una dieta completa y natural.

5. Selenio

La riqueza de selenio contenida en las nueces o los frutos secos es muy alta y este mineral es capaz de activar sustancias antioxidantes llamadas glutatión per-oxidasa que nos protegen de los radicales libres, moléculas desequilibrantes que inducen al deterioro celular, responsable del envejecimiento prematuro y el cáncer.


Escribe un comentario