Cinco razones para incluir las semillas de lino en tu dieta

Semillas de lino

El consumo de semillas de lino se ha disparado en los últimos años, y no por casualidad. Y es que este alimento es increíblemente saludable.

Echa un vistazo a las cinco razones por las que deberías comer semillas de lino a diario, si es que todavía no lo haces.

Se trata de una excelente fuente de ácidos grasos omega 3. La cantidad mínima de omega 3 recomendada es de un gramo al día, y una cucharada de linaza representa nada menos que 2,3 gramos.

Utilizar este alimento en tus recetas ayuda a combatir la inflamación. De esta manera, se reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como el asma, la artritis reumatoide, las migrañas y la osteoporosis.

Las semillas de lino contienen ácido linolénico (ALA), el cual promueve la salud de los huesos. Las personas mayores y las mujeres en la menopausia pueden sacarle mucho partido a esta cualidad.

Las investigaciones han demostrado que el consumo regular de linaza ayuda a reducir los niveles de colesterol. Incluso puede regular la tensión arterial. Debido a esto, se le considera como un gran aliado de la salud del corazón.

Al ser una gran fuente de fibra, ayuda en la digestión, a prevenir el estreñimiento y a perder peso. Además, los lignanos, la fibra que se encuentra en la linaza, también podría jugar un papel en la prevención del cáncer de mama.

He aquí la manera de disfrutar de todos los beneficios de este fantástico alimento. Espolvorea semillas de lino en tu cuenco de cereales, yogur, ensaladas o sándwiches. También puedes añadirlas a tus batidos o ingerirla a través de cereales, panes y galletas que ya las lleven.


Escribe un comentario