Cinco platos sencillos para cinco superalimentos

Tomates en cajas

Ingerir superalimentos no nos dará poderes ni nada parecido, sino que es sólo una forma de referirse a esos alimentos que nos aportan una gran cantidad de nutrientes. Debido a esa circunstancia, siempre es una sabia decisión, se mire por donde se mire, incluirlos en nuestra dieta.

Pero por mucho que estén considerados superalimentos, su sabor no está por encima del de los demás, por lo que ingerirlos solos puede ser bastante aburrido, así que tras el salto te ofrecemos ideas para preparar sencillos platos con cinco de ellos.

Tomate: Considerado un superalimento por su capacidad para prevenir ciertas enfermedades, el tomate es además realmente polivalente culinariamente hablando. La forma más fácil de comerlo es como parte de una ensalada. Sin embargo, la mejor forma de beneficiarnos de su riqueza en licopeno, un potente antioxidante, es cociéndolo.

Arándanos: Esta baya es de los superalimentos más beneficiosos y, si ingerirlas solas te parece aburrido, no dudes en añadirlos a las tortitas del desayuno, ya que es una combinación deliciosa.

Granada: Las semillas de la granada pueden comerse tal cual con algo de azúcar espolvoreado por encima, aunque también existe la posibilidad de hacer un zumo a partir de ellas.

Espinacas: Las espinacas nos aportan múltiples vitaminas y, aunque no lo parezca, se pueden preparar numerosos platos con ellas como protagonistas. Recomendamos añadirlas al arroz e incluso a la ensalada. Cocidas en el primer caso y crudas en el segundo.


Escribe un comentario