Cenar bien para dormir mejor

 Sueño

Algunos cambios en vuestra forma de alimentaros por la noche pueden contribuir a mejorar vuestro sueño nocturno. Conviene que los que tienen problemas de sueño lo prueben antes de tomarse un somnífero.

Regla número uno para combatir el insomnio: conviene hacer una cena rica en glúcidos y pobre en proteínas. Estos nutrientes juegan un papel fundamental en la síntesis de ciertos neurotransmisores en el cerebro y pueden contribuir así al sueño o en caso contrario impedirlo.

Se debe priorizar una alimentación rica en glúcidos con índice glicémico bajo, es decir los que son absorbidos y metabolizados lentamente: pan integral con cereales, cereales integrales, pasta al dente, legumbres, verduras, fruta fresca, etc.

Inversamente, conviene limitar los glúcidos con índice glicémico alto: pan blanco, arroz blanco, cereales refinados o endulzados, patata, repostería industrial, chocolate con leche, azúcar, miel, helado…

También se deben disminuir las proteínas: es preferible consumir alimentos ricos en proteínas, como carnes, ave, pescado, marisco, huevos, a mediodía y no tanto por la noche.

Más información – La falta de sueño nos hace engordar


Escribe un comentario