Calcio sin vitamina D, calcio que no se absorve

Durante mucho tiempo se nos ha insistido en la importancia del calcio en el crecimiento, especialmente por parte de los pediatras. Gracias a ello y a muchas campañas publicitarias el mundo occidental consume más leche que nunca y muestra de los beneficios obtenidos es el aumento de la estatura media. ¿Pero de que sirve la leche enriquecida en calcio (aunque sea de ‘leche leche’ y no de ‘sales’, como dice el anuncio) si no tomamos vitamina D?

calcio

Sirve de poco o nada, es más, quizá podría ser hasta perjudicial, pues el exceso de calcio daña los riñones, pero tranquilos, a no ser que seáis de los que añaden a la leche una cucharada de un suplemento de calcio, no corréis peligro, pero si estáis desaprovechando mucho de lo que estáis tomando.

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es un lípido de estructura cíclica compleja. Se puede obtener de dos formas: absorviendola directamente de la dieta (ergosterol, de origen vegetal) o por conversión de otras sustancias (colesterol, de origen animal).

¿Para que sirve?

Regula la absorción de calcio en el intestino, así como su paso a los huesos, o de “soltarlo” a la sangre en caso de necesitarse (lo cual puede llevar a la osteoporosis). 

¿Tomamos suficiente vitamina D?

Definitivamente no, en los adolescentes se creía que existía una deficiencia en el 16% y recientemente se ha sabido que alcanza a más de un 40%, porcentaje que se eleva en los bebés más aun. ¿Cual es el problema? la absorción por la dieta es insuficiente, y la conversión en muchos paises también. ¿Porque? porque para sintetizar esta vitamina se necesita tomar 15 minutos diariamente el sol sin protección (se sintetiza gracias a esos rayos ultravioletas tan dañinos para otras cosas) y eso resulta díficil en lugares como Inglaterra o el norte de Europa.

Así que si estáis en edad de crecimiento o lo están vuestro hijos, no olvidéis la vitamina D, porque de nada os servirá sino la leche enriquecida en calcio. 

Productos ricos en vitamina D:

-yemas de huevo

-cereales

-el pescado de agua salada: salmón, las sardinas y el atún

-el hígado

-la leche enriquecida


Escribe un comentario