Bulimia y anorexia

3150081764_4209d782bcLa bulimia es un trastorno que se caracteriza por accesos alternados de voracidad y expiación (o purga). Mientras que la anorexia es un trastorno común, se da entre las adolescentes y se caracteriza por el rechazo a mantener el peso corporal en los valores mínimos normales, miedo intenso a ganar peso y una alteración de la percepción del cuerpo.

Los síntomas de la bulimia son: consumir una gran cantidad de comida, por lo general dulce y de gran contenido calórico; deshidratación, desequilibrio electrolítico, pérdida del esmalte en la parte inferior de los dientes (por los vómitos), abuso de medicamentos y laxantes, alteraciones menstruales, entre otros.

Los síntomas de la anorexia son: hacer dietas rigurosísimas, realizar demasiada actividad física, irritabilidad, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos en el plazo previsto, estreñimiento, dolor abdominal, preocupación por las calorías de los alimentos, hiperactividad, obsesión por la balanza, etc.

Tanto la bulimia como la anorexia acarrean complicaciones debidos a los vómitos o a la extrema delgadez. Algunos de esos trastornos pueden ser: inflamación crónica de la garganta, espasmos estomacales, esofagitis crónica, caries, perdida de piezas dentales, problemas digestivos y gastrointestinales, anemia, etc.

Los dos trastornos necesitan ser tratados por un equipo médico, psicólogos o psiquiatras especializados. Aunque la bulimia no pone en peligro la vida no deja de ser síntoma de problemas psicológicos graves, y por lo tanto hay que tratarla. En cambio, la anorexia sí pone en peligro a la persona, en algunos casos se llega a la muerte por inanición.

También es importante la contención que el paciente reciba por parte de sus familiares y amigos, quienes tendrán que ayudarlo a que comprenda que lo quieren ver bien, que hagan lo necesario para fomentar su iniciativa, independencia y autoestima. Sería de gran ayuda que el entorno detecte cuanto antes los síntomas de la bulimia y la anorexia y que ante cualquier duda consulte con un especialista en patologías alimentarias.


Escribe un comentario