Beneficios y virtudes del tomillo

 Tomillo

Los egipcios mezclaban el tomillo con ungüentos para embalsamar a sus muertos. Los griegos quemaban tomillo ante el altar de sus dioses, y delante de sus casas. Lo utilizaban también en la cocina. El tomillo también se usaba mucho como perfume. Los griegos ponían tomillo en la bañera para estimular la circulación del cuerpo.

Los romanos fabricaban muchos cosméticos a base de tomillo (agua perfumada, bálsamo para retrasar el envejecimiento de la piel) y lo usaban también para purificar las habitaciones de sus casas.

En cocina, el tomillo forma parte de las especias más aromáticas, junto con el laurel y el perejil. El tomillo acompaña muy bien a las carnes, las sopas, los velutés, las patatas al vapor, y todo tipo de verduras. También ayuda realzar el sabor del arroz, del pescado, y del huevo. El tomillo es reputado por ayudar a facilitar la digestión.

El tomillo es un antiséptico que contiene propiedades antisépticas. Ayuda a expectorar y es un buen antiespasmódico. En aromaterapia o en infusión es un desinfectante de las vías respiratorias, y se suele asociar al romero y a la salvia. El tomillo ayuda en las digestiones pesadas.

La infusión de tomillo se puede utilizar como enjuague bucal en caso de inflamación de las encías, y en gargarismos en caso de irritación de garganta o de anginas. Pero, sobretodo, el tomillo o sus preparados se utilizan para tratar problemas de rinitis y de sinusitis.

Más información – Hierbas y especias para una buena digestión


Escribe un comentario