Beneficios para la salud de las fresas

52

Todo el mundo sabe que las fresas son deliciosas, pero además representan una fuente nutricional inagotable, por lo cual incluirlas en la dieta es la mejor opción para nuestra salud.

Una taza de fresas contiene más del 13% de la dosis diaria recomendada de fibra dietética, con sólo 43 calorías. La fibra dietética contenida en las fresas ayuda a mantener el transito regular de la digestión, evitando el estreñimiento, así como también disminuye la presión arterial.

Las fresas contienen un compuesto químico llamado antocianina, que es especialmente abundante en las fresas y el que le brinda su color rojo intenso, en el cuerpo disminuyen el ácido úrico, responsable de muchas enfermedades, como las cardiacas y reumatoideas.

Los compuestos fenólicos contenidos en las fresas actúan como potentes antiinflamatorios naturales, por lo cual son eficaces en el tratamiento natural de la osteoartritis, el asma y la aterosclerosis, mediante la inhibición de la enzima ciclooxigenasa (COX) de la misma manera que la aspirina y el ibuprofeno, que son los medicamentos recetados por la medicina alopática.

A diferencia de los medicamentos antiinflamatorios mencionados, las fresas no tienen efectos secundarios sobre el estómago o los intestinos, además de luchar contra una de las enfermedades más graves de la época como lo es el cáncer, ya que la combinación de antioxidantes y agentes anti-inflamatorios pueden luchar contra la aparición de muchas formas diferentes de ésta enfermedad.

Gracias a su altísimo contenido en vitamina C, ácido fólico y flavonoides como la quercetina y el kaempferol, las fresas son una verdadera defensa natural contra las células malignas.

Recientemente un estudio publicado en Archivos de la Oftalmologia, determinó que el consumo de tres o más porciones de fresas diarias (y otras frutas) al día, puede disminuir la posibilidad de contraer con la edad la degeneración macular asociada con la misma.

Imagen: MF


Escribe un comentario