Bebes e intolerancia a la lactosa

nutricion-infantil

El cuerpo cuenta con un grupo de químicos conocidos como enzimas para llevar a cabo reacciones y funciones, entre las cuales se encuentra la digestión de la proteína de la leche o lactosa, sobre la que intervienen la enzima conocida como lactasa, responsable de la digestión de la leche en la dieta del bebé.

Sin embargo los bebés nacidos antes de tiempo pueden no tener suficiente lactasa en el estómago y no pueden digerir la lactosa, mientras que la intolerancia a la lactosa en los bebés no suele ser permanente, en algunos casos sucede.

Los síntomas que presenta la intolerancia a la lactosa pueden ser difíciles de evaluar en el bebé, por que pueden parecerse a un simple malestar estomacal o reflujo ácido después de una comida, pero los síntomas de intolerancia pueden incluir diarrea, calambres, hinchazón o gases, que se puedan manifestar entre 30 minutos y dos horas posteriores al consumo de leche o de productos lácteos.

Incluso los bebés que son intolerantes a la lactosa pueden consumir ocasionalmente una pequeña cantidad de bebidas o alimentos que contengan lactosa, pero en otros casos no la toleran totalmente. Es importante saber que si su bebé ha experimentado un reciente episodio de diarrea, puede atravesar por intolerancia a la lactosa durante un tiempo breve.

Esto se debe a la diarrea elimina enzimas de lactasa a través de su tracto digestivo y el cuerpo del bebé puede tener una o dos semanas para volver a desarrollar las enzimas de lactasa necesarias para digerir correctamente la lactosa de la leche o los productos lácteos.

Se debe tener en cuenta que la intolerancia a la lactosa no es lo mismo que una alergia a la leche, ya que ésta última es una respuesta del sistema inmunológico en la cual el cuerpo de su bebé percibe un compuesto en la leche como un invasor extraño y reacción en consecuencia con síntomas de alergia.

Fuente: Baby News

Foto: Honza Soukup – flickr


Categorías

Sin categoría

Escribe un comentario