Bebe el café sin azúcar

Café sin azúcar

Beber café es uno de los mayores placeres de esta vida, por lo que hacerlo con conciencia y disfrutando de todo su sabor, es casi obligatorio. Sin embargo, el agregar azúcar al café no es algo que se recomiende por los expertos, pues afirman que esta acción sólo oculta o enmascara las propiedades de esta bebida.

Desde el delicioso aroma que nos despierta por la mañana, el añadir aunque sea sólo una cucharadita de azúcar puede arruinar este aromático olor. De hecho, el café por si sólo ya es un producto dulce, por lo que no necesita endulzarse; otro dato adicional: al calentar el agua ésta se vuelve dulce con lo que ya se obtienen dos componentes de este sabor (y siendo innecesario agregar aún más).

La combinación entre dulzura, amargura y acidez de esta semilla es lo que brinda ese exquisito sabor, por lo que si se aumenta la dulzura, dicha combinación desaparece.

Al adicionar azúcar, se pierde acidez y tal vez se encuentre un balance agradable con la amargura pero se sacrifican el sabor, el cuerpo y el aroma. Como ejemplo se tiene al cappuccino en donde el azúcar y la leche predominan, dejando en tercer lugar al café y perdiendo todo el sentido de tomar esa taza.

Por esto, la recomendación general es siempre probar el café antes de agregarle nada, pues si se trata de un buen café con buen proceso y origen único, el paladar podrá apreciar y degustar realmente el sabor.

Ahora que, si el café se trata de una forma soluble –y no de especialidad- y el comensal prefiere definitivamente más dulzura, hay que evitar usar azúcar refinada o light y optar por sólo un poco de azúcar morena o de stevia.

Por último, otra ventaja de comenzar a realizar esta práctica es evitar agregar calorías vacías que el cuerpo no necesita; en especial las personas a dieta o preocupadas por mantener su peso podrán disfrutar de esta magnífica bebida sin preocuparse de engordar.


Categorías

Sin categoría

Escribe un comentario