Azúcares y grasas: disminuir su consumo

Helado

Una dieta siempre implica disminuir lo más posible el consumo de azúcares y grasas, sin embargo esto es difícil pues una gran cantidad de alimentos contienen alguno de estos dos compuestos o, en su mayoría, contienen tanto azúcar como grasa.

Exceso es aquí la palabra importante pues el comer una gran cantidad de estos alimentos puede llevar no sólo a un aumento de peso, sino al padecimiento de varias enfermedades (entre las que destaca claramente la obesidad).

  • Azúcares

Muchos productos comerciales contienen azúcar entre sus ingredientes, como es el caso de panes, pasteles, dulces y bebidas –además de productos naturales como frutas y verduras que también contienen este elemento-.

Un exceso de azúcar puede propiciar desequilibrio en los mecanismos de regulación del cuerpo que almacenan y queman azúcares simples, lo que puede afectar el páncreas y producir diabetes.

Se recomienda evitar bebidas alcohólicas y alimentos que sean muy azucarados, elegir agua simple en lugar de bebidas endulzadas y utilizar miel o melaza en vez de azúcar refinada.

  • Grasas

Las grasas o lípidos brindan energía al organismo, no obstante es importante elegir aquellas que sean saludables y evitar las más dañinas. Estas últimas se denominan saturadas y son comunes en productos como embutidos, lácteos y huevos, además de las que se incluyen en panes, pasteles y productos industrializados.

Se aconseja evitar al máximo este tipo de grasas, eliminar los alimentos fritos de la dieta, elegir carnes magras sin grasa y utilizar aceites vegetales al cocinar, en lugar de productos de origen animal como la manteca.

Por último, es conveniente sazonar los alimentos con especias, hierbas de olor, limón y salsas sin grasas, y reducir el consumo de aderezos que incluyan mayonesas, mantequillas o margarinas.

Fuente: Reforma. Comer bien

Imagen: flickr


Categorías

Sin categoría

Escribe un comentario