Atletas y postres saludables

523

Las dietas saludables para un atleta son un poco diferentes, ya que deben evitar las calorías vacías contenidas en alimentos muy dulces o grasos, los cuales por lo general forman parte de los postres, debiendo optar por alimentos con un valor nutricional superior, dependiendo de las necesidades individuales en función del deporte que se practique.

Las frutas siempre representan la opción más saludable ya que aportan mucha fibra, una gama de vitaminas y minerales esenciales para mantener las funciones corporales básicas y su buen funcionamiento, siendo la fruta cruda la mejor elección. La combinación de frutas a través de una compota resulta mucho mas efectiva antes de las competencias, por ejemplo, pudiendo adicionarles yogur descremado, para incorporar proteínas de alta calidad, indispensables para la reconstrucción muscular.

Si estás haciendo una dieta basada en la carga de carbohidratos antes de una competición, se puede seleccionar una gama más amplia de postres saludables, los cuales se pueden adicionar con una mezcla de granola, maní, semillas y una pequeña cantidad de azúcar morena con mantequilla.

Las tartas heladas elaboradas con harinas integrales o de grano entero, con trozos grandes de fruta, representan otro muy buena opción a la hora de cargar carbohidratos.

Los lácteos son muy importante para una dieta deportista y como postre son excelentes por su contenido proteico, pero siempre se debe optar por los descremados o de bajas calorías, como yogur congelado, sin embargo se debe asegurar de no excederse en el consumo de proteínas en la comida principal.

-El Postre ideal

El postre ideal para un atleta dependerá en gran medida de lo que ha comido antes como plato principal, de acuerdo con Colorado State University Extension, un atleta debe consumir por lo general entre 40 y 50 por ciento de las calorías provenientes de carbohidratos, o hasta un 70 por ciento durante la fase de carga de carbohidratos, en cuanto a las proteínas deben constituir entre el 10 y el 12 por ciento de la ingesta calórica total.

La ingesta de grasa óptima varía enormemente en función del tipo e intensidad del ejercicio que se realiza, pero en general no debería ser menor al 15 por ciento. En resumen se debe evaluar la composición nutricional de una comida completa, para ayudar a decidir el postre más adecuado.

Imagen: MF


Escribe un comentario