Articulaciones, alimentación y cuidados corporales

Radiografía del brazo

Una vida sana, unos buenos cuidados corporales, y una alimentación equilibrada son la base del buen estado de las articulaciones. Los dolores de articulaciones son siempre molestos, y suponen un cierto hándicap con relación a la movilidad. Muchas personas que sufren este mal no encuentran una solución eficaz para mitigar las dolencias. Por eso es muy importante no realizar movimientos en falso que pudieran dañar las articulaciones.

Las articulaciones representan los puntos del cuerpo en el que dos huesos se encuentran, y se pueden mover el uno con relación al otro gracias a la estructura de los músculos, de los tendones y de los ligamentos. Gracias a esta peculiar forma de la estructura del cuerpo humano, nos podemos mover y desplazar.

Así están concebidas nuestras articulaciones, que deben soportar nuestro peso, y particularmente mientras caminamos. Cuando todo va bien, el cartílago, y un líquido llamado sinovial, amortizan los choques. Pero esto no es suficiente, si la carga es demasiado pesada: el desgaste será más rápido, y el mecanismo perderá eficacia. El resultado es muy simple: el cartílago se daña, y a veces con inflamación, provocando el dolor articular.

Lo que más nos ayudará a preservar las articulaciones, es que mantengamos un peso razonable. Efectivamente, con cada kilo que ganemos, las articulaciones deberán trabajar un poco más. Muchas personas que tienen sobrepeso sufren dolores en las articulaciones, pero una vez que empiezan a perder peso ven cómo estos disminuyen de forma considerable.

Nuestro consejo es que se practique algún tipo de ejercicio suave para proteger las articulaciones. Si tenemos un cuerpo un poco más musculoso, gracias a la práctica de algún deporte, la musculatura sostendrá mejor las articulaciones durante el movimiento.

Una vez estabilizadas las articulaciones, éstas estarán mejor protegidas. Por otra parte, las actividades sedentarias favorecen las malas posturas, que son bastante peligrosas para las articulaciones. Lo ideal es moverse con mayor frecuencia.

Es muy importante, que sin forzarlas, mantengamos la movilidad de las articulaciones. Esto debe pasar por tomar en consideración el dolor, las sesiones de terapia para reforzar la musculatura de la zona afectada, y las terapias alternativas. Vuestro médico y el farmacéutico os pondrán dar mejores consejos.

Más información – Obesidad y salud ósea


Escribe un comentario