Arteriosclerosis y la dieta

02

La arteriosclerosis es una enfermedad de época, que se ha instalado en la vida moderna, ya que la alimentación anti natural actual fomenta esta condición, que afecta el sistema circulatorio engrosando y endureciendo las arterias y por lo tanto es responsable de las afecciones cardiacas, hipertensión, derrames cerebrales, etc. El tratamiento natural de la enfermedad hace hincapié específicamente en la dieta, siendo lo ideal conocer sus beneficios para usarla a modo preventivo y no cuando la condición ya se encuentra instalada.

Para empezar, el paciente debe recurrir a un ayuno de jugo de cinco a siete días, consumiendo fruta fresca, verduras crudas y jugos de frutas de temporada que se pueden tomar tres veces al día.

Luego de esta dieta el paciente debe continuar con una dieta consistente en semillas, nueces, granos, verduras y frutas, con énfasis en los alimentos crudos, así como se debe tomar varias comidas pequeñas en lugar de grandes comidas.

Dentro de los consejos nutricionales más importantes el de evitar las grasas hidrogenadas y el exceso de grasas saturadas, como mantequilla, crema, mantequilla clarificada y grasa animal, lo cual tiene máxima prioridad, redundando en el conocimiento de que la mayoría de los alimentos procesados, son ricos en este tipo de grasas.

También debe evitar la sal, condimentos, salsas, encurtidos, té fuerte, café, azúcar blanca, harina blanca y todos los productos hechos a base de ellos.

Las grasas permitidas para cocinar son el aceite de oliva o aceite de semilla de lino, que por su riqueza en ácidos grasos Omega 3, los hace muy saludables ante esta condición, ya que estimulan la producción de colesterol bueno o LDL, el encargado de limpiar y lubricar las arterias.

Imagen: Flickr


Escribe un comentario