Aromaterapia para enfermedades invernales

01

Varias enfermedades comunes del invierno pueden ser tratadas con el uso de la aromaterapia, incluyendo los resfriados, la tos, la gripe, así como la piel seca y agrietada.

El invierno es una época en la que muchas enfermedades comunes se producen, aunque no suelen ser graves pueden causar síntomas como el sentirse agotado o sin energía, para lo cual muchos aceites esenciales poseen las propiedades terapéuticas necesarias para devolver al cuerpo la plena salud.

Muchos aceites esenciales tienen propiedades bactericidas y antivirales necesarios para combatir los síntomas del resfriado común y algunos aceites esenciales ayudan al cuerpo a estimular su propio mecanismo de defensa, previniendo la infección.

-Aceites esenciales para combatir el resfriado:

Los aceites esenciales que se pueden utilizan en la práctica de la aromaterapia para combatir los síntomas del resfriado común incluyen; la lavanda (Lavandula angustifolia), árbol del té (Melaleuca alternifolia), limón (Citrus limon) y el romero (Rosmarinus officinalis).

-Los aceites esenciales para la tos:

La tos a menudo va acompañada de los resfriados, pero también puede ser un síntoma incómodo asociado a muchas infecciones respiratorias y los aceites esenciales al ser bactericidas y antisépticos, ayudan a controlar los síntomas asociados con la tos, siendo los más adecuados; la lavanda (Lavandula angustifolia), el tomillo (Thymus vulgaris), mejorana (Origanum marjorana) y Eucalipto (Eucalyptus globulus, Eucalyptus smithii).

-Aceites esenciales para la Influenza:

Los resfriados comunes y otras infecciones virales se traducen a menudo en la gripe, esta ya es una condición más grave o compleja que requiere de mayores cuidados, sin embargo los aceites esenciales puede ayudar con algunos de los síntomas de la influenza, como por ejemplo; el árbol de té (Melaleuca alternifolia), lavanda (Lavandula angustifolia) y el clavo de olor (Eugenia caryophyllus).

Consejo: Consulte a un profesional calificado para los síntomas más graves de la influenza.

Imagen: Flickr


Escribe un comentario