Antioxidantes y radicales libres

hombre sano

Los radicales libres están producidos naturalmente por el cuerpo en el marco de muchos procesos químicos. Son indispensables para la protección del organismo combatiendo concretamente ciertas bacterias o ciertos virus. En cualquier caso, estos radicales libres son sustancias inestables, capaces de reaccionar con otras moléculas y provocar problemas en el seno de las células. Hablamos de oxidación.

Mientras que su presencia en el organismo no es excesiva, el cuerpo está en la medida de poder combatirlas y recuperar los daños provocados. Sin embargo, cuando este equilibrio se rompe, el funcionamiento normal del cuerpo se ve perturbado, es el estrés oxidativo.

Los radicales libres, cuando son demasiados, atacan a las células, las proteínas que contienen, el ADN, teniendo como principal consecuencia un envejecimiento acelerado. Esto se traduce por una aparición mayor de arrugas, un aumento de los riesgos de enfermedades cardíacas, cáncer.

Este desequilibrio entre la producción de radicales libres y las defensas del organismo se puede explicar por muchos factores. Los antioxidantes constituyen la respuesta del organismo frente a las agresiones de los radicales libres. Tienen por efecto el papel de neutralizarlos en caso de exceso y delimitar sus daños.

Permite la instalación de un equilibrio entre las defensas y la producción de radicales libres. Estos últimos, no deben ser eliminados sino solamente neutralizados cuando son producidos en exceso, con el fin de prevenir los riesgos de estrés oxidativo.

Una alimentación pobre en antioxidantes puede ser una causa de desequilibrio, y explica la incapacidad del cuerpo para combatir eficazmente contra los radicales libres. Más allá de la elección de los alimentos, ciertos hábitos como el tiempo de cocción o de conservación de los alimentos, tienen tendencia a empobrecer los nutrientes ricos en antioxidantes.


Escribe un comentario