Anemia y Dieta

02

La anemia es una condición sanguínea que en la actualidad afecta a millones de personas, en su mayoría jóvenes, ya que su origen más común es la mala alimentación, o dietas desequilibradas, que buscan la perdida de peso, debemos comprender de ésta condición que es sinónimo de debilidad, siendo éste el síntoma preponderante de la patología.

La debilidad de la sangre se traducen en una disminución de los glóbulos rojos y la hemoglobina, que por lo general tiene su origen específicamente en una deficiencia de hierro en la alimentación, mineral esencial para la correcta oxigenación de la sangre, que le brinda su color rojo.

El origen de la deficiencia del hierro radica en la mala alimentación, la cual se traduce en el consumo de alimentos refinados como el pan blanco, arroz pulido, azúcar, postres y bollería, que le roban al cuerpo su hierro, el cual su vez debe ser aportado preferiblemente de fuentes naturales que son los alimentos orgánicos.

El énfasis en dieta anti anémica debe puntualizarse en los vegetales crudos y las frutas frescas que son muy ricas en hierro, así como eliminar los alimentos refinados o procesados de la dieta, especialmente los alimentos fritos ya que estos alimentos son altos en calorías, pero muy bajos en su valor nutricional, además de los productos de panadería que también son poco saludables, ya que contienen gran cantidad de grasas procesadas, azúcares y harina.

Suplantar el arroz blanco pro el arroz integral o con cascara es opción saludable, a modo de ejemplo simple, para comprender como podemos reemplazar en vez de suprimir alimentos.

Tratamiento Terapéutico de la anemia con una dieta de fruta:

Una dieta exclusiva de fruta por cinco días, es una de las mejores opciones para luchar contra la anemia o prevenirla, tomando tres comidas al día de frutas jugosas y frescas, lo cual puede ser seguido de una dieta de frutas y leche por unos quince días, ya que en este régimen, la frecuencia de comidas debe ser exactamente la misma que para la dieta anterior de frutas. A partir de entonces el paciente puede emprender gradualmente una dieta bien balanceada, compuesta de semillas, nueces, granos, verduras (hoja verde) y frutas.

Consejo: Siempre todo tratamiento anti anémico debe ser supervisado por un medico, que definirá el verdadero origen en cada caso individual, para aplicar el tratamiento correspondiente.

Imagen: flickr


Escribe un comentario