Analiza tus hábitos y rutina

Hábitos y rutina

Uno de los principales problemas al hacer dieta es el número tan alto de hábitos arraigados, pues esto es lo que mantiene a la persona comiendo lo mismo, cometiendo los mismos errores y luchando contra las mismas situaciones.

Para tener éxito de manera constante, la persona se debe comprometer a realizar todos los cambios necesarios en su vida y a establecer las prioridades adecuadas. Así, si lo que realmente se desea es bajar de peso y mantener ese peso ideal de manera decidida, entonces esta valiosa meta hará que cualquier cambio valga la pena.

Para asegurar lo anterior, pregúntate las siguientes cosas:

¿Cómo percibo los cambios en mi vida? ¿Consideras que los cambios normalmente son para mal o negativos? ¡Cambia de opinión pues lo único seguro en la vida es el cambio! Y, si miras hacia atrás en tu vida, verás que casi todos los cambios que has tenido que enfrentar te han dejado valiosos regalos.

¿Qué sensación me produce el cambio? Tal vez sea de aprensión, preocupación o miedo. Si es así, trata de modificar estos sentimientos por unos de emoción, excitación y alegría pues las sorpresas a lo largo del camino son lo mejor de la vida.

¿Qué actitud tomo ante los cambios? Tal vez comas tu postre favorito lleno de ansiedad o quizás busques refugio en algún amigo o en tu pareja, lo cual está bien. Sin embargo, cada situación de este tipo te hace más fuerte y debes felicitarte por ello.

¿Qué cambios necesito hacer para tener éxito? ¿Continúas comiendo lo mismo, o quizás sigues sin tener tiempo para salir a caminar un poco? Los cambios en tu rutina y alimentación son indispensables para que logres tener éxito en tu dieta, por lo que si no empiezas modificando alguno de ellos, lo más seguro es que permanezcas estancado.

¿Qué hábitos necesito dejar ir? ¿Tal vez no perdonas ese postre diario? ¿O a lo mejor sueles tomar una siesta al terminar de comer? Come una manzana de postre y muévete un poco en vez de dormir. Analiza los hábitos que dañan a tu dieta y deshazte de ellos.

Imagen: freephotos


Escribe un comentario