Alimentos, alérgenos y prevención

85

Las alergias alimentarias pueden producirse aun cuando se consume un pequeña cantidad del alimento que contenga un alérgeno especifico o disparador de una reacción inflamatoria en cadena, conocida como alergia.

Los maníes, lácteos, trigo, soja, huevos, pescado, mariscos y frutos secos pueden contener alérgenos alimentarios considerados entre los más comunes, según la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología, sin embargo se debe comprender que una persona puede desarrollar una alergia a casi cualquier alimento.

La mejor defensa contra este tipo de alergias promovidas por la alimentación, es evitar los alimentos que puedan provocarla, desarrollando una buena estrategia de preventiva, que deberá respetarse siempre para evitar reacciones alérgicas imprevistas.

Consejos para desarrollar una estrategia antialérgica alimentaria

-Leer siempre las etiquetas

Cuando realizamos las compras de nuestros alimentos debemos hacernos del tiempo suficiente para leer las etiquetas de elaboración y contenido nutricional, para evitar los posibles ingredientes con alérgenos, así por ejemplo debemos conocer los derivados alergénicos del maíz cuando se sufre de una alergia hacia este alimento, evitando entonces no sólo el obvio contenido de maíz, sino también el almidón de maíz, malto dextrina y el jarabe de maíz, entre otras cosas.

Por ello en términos generales, cuanto mayor sea la lista de ingredientes, mayor será la probabilidad de que el producto contenga un derivado de los alimentos a los que se es alérgico.

Sobre la alergia a los alimentos la Red de Anafilaxis advierte que hay que revisar las etiquetas cada vez que compre, ya que los ingredientes pueden cambiar y evitar puntualmente los alimentos procesados, ​​en favor de los alimentos integrales pueden hacer esta tarea mucho más fácil.

-Cocinar en casa

Comer fuera puede ser una verdadera complicación cuando se sufre de alergias alimentarias, por lo cual para prevenirlas lo mejor es preparar sus propias comidas. Por ejemplo, si usted es alérgico a la leche y consume en un local gastronómico pescado, los cual no tendría relación con los lácteos, debe saber que algunos ingredientes utilizados en la panificación comercial del pescado frito, podría contener queso seco o un derivado de la leche y por lo tanto nos podemos encontrar con una sorpresa desagradable para nuestra salud.

Imagen: MF


Escribe un comentario