Alimentación y cuidados para el otoño

 Puesto de sol en otoño

Para muchas personas, el otoño es sinónimo de trabajo, menos calor, menos luz, y por lo tanto de encontrarse en baja forma. Para evitar que la fatiga y el cansancio se acumulen, estos son algunos consejos que os ayudarán a llevar mejor un período del año que, de por sí, suele deprimir a las mujeres. Al inicio de la estación otoñal, muchas personas desarrollan una verdadera depresión, ligada a la falta de luz. Este fenómeno es mucho más normal en los países septentrionales.

Pero, más allá de estas depresiones estacionales, se observa que la mayoría de las personas sufre una ligera baja de forma, y que esto comienza al final del período estival. El 53% de los hombres lo sufre habitualmente, frente al 70% de las mujeres. Se trata pues de un estado moral que parece normal, pero que se puede vivir mejor con seguir unos cuantos consejos. En otoño, los días se hacen más cortos, y levantarse cuando todavía no ha amanecido, no ayuda a subir la moral. Intentad que ese momento, al comienzo de la jornada, sea más agradable, despertándoos con vuestra música preferida.

Por la tarde, dad más tiempo a las actividades tranquilas (lectura, baño templado…), y acostaos en el momento que sintáis que el sueño se apodera de vosotros. Los síntomas para saber que es hora de irse a la cama son: bostezos, picores en los ojos, dificultad para concentrarse… A pesar de que haga frío, no metáis el radiador en la habitación: suele resecar, perturba el sueño, y dificulta el despertar. Mejor es ponerse otra manta encima que subir unos grados la temperatura del calefactor.

En verano, la mayoría de las personas piensan en ensaladas, frutas frescas, y platos ligeros. Pero, cuando comienza el mes de septiembre, la falta de tiempo y el frío nos empuja a comer platos preparados, o demasiado elaborados. Sin embargo, el otoño nos ofrece una enorme gama de frutas y verduras de temporada como las manzanas, las peras, las nueces, las setas, los puerros, y muchas más. Además, adoptando este sistema de alimentación, conseguiremos ahorrar en la cesta de la compra, puesto que estos productos son más baratos que los que podamos comprar fuera de temporada. Lo ideal es llevar una alimentación sana, y no caer en la trampa de adelgazar durante el verano para luego volver a recuperar los kilos durante el otoño y el invierno. Tened en cuenta que las variaciones en el peso corporal es uno de los factores que pueden generar una obesidad. Así que cuidado con los regímenes para perder peso.

Más información – Alergias estacionales



Escribe un comentario