Alimentación y cuidado de los huesos – II

 Mujer bebiendo vaso de leche

Midiendo la densidad ósea (por ultrasonidos) de los participantes, los investigadores demuestran que ésta aumenta con más facilidad, a través de un ejercicio deportivo de fuerte impacto. En todo caso, si esta relación se refuerza proporcionalmente con la duración semanal de la actividad en los hombres, no ocurre lo mismo en las mujeres.

Por el contrario, para el sexo femenino, se observa una correlación con el número de escalones que se suben a diario. Contrariamente, la masa ósea disminuye más, en función del tiempo que se pasa delante del televisor.

En conclusión, para construir un buen capital óseo, los hombres deben escoger una actividad física de fuerte impacto, y las mujeres, una práctica regular.

En el marco de la prevención de la osteoporosis para las personas de una cierta edad, se desaconsejan los ejercicios con mayor repercusión. Se recomienda una actividad diaria, pero moderada, que se adapte bien a las capacidades físicas de cada persona. En todo caso, se debe evitar un modo de vida exageradamente sedentario.

Más información – Alimentación y cuidado de los huesos – I


Escribe un comentario