Alimentación y cuidado de los huesos – I

 Rodilla

La mejor forma de luchar contra las fracturas y la osteoporosis es la de mantener un aporte suficiente de calcio y practicar algún tipo de actividad física con regularidad. Pero, ¿cualquier forma de ejercicio físico es válida para el cuidado de los huesos?

La actividad física ejerce un efecto favorable en la densidad de la masa ósea, contribuyendo a prevenir las fracturas y la osteoporosis. En cualquier caso, es difícil evaluar la intensidad de los beneficios, en función del tipo de actividad que se practique.

Esta pregunta es la que ha intentado responder un equipo de investigadores, a través de un estudio realizado con más de 2000 personas, hombres y mujeres, con edades comprendidas entre los 45 y 74 años, y que no presentaban ningún síntoma de osteoporosis o de fractura de huesos reciente.

Las actividades físicas fueron clasificadas en cuatro categorías, en función de su impacto sobre la densidad del esqueleto: sin impacto (por ejemplo: natación, música, pesca con caña); de impacto débil (bicicleta, equitación); de impacto moderado (artes marciales, esquí, caminata); y de fuerte impacto (deportes colectivos, jogging, tenis, aeróbic intenso).

Más información – El calcio para reforzar los huesos


Categorías

Consejos

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario