Alimentación y bebidas alcohólicas

 Copa de vino

Las bebidas alcohólicas provienen todas de la fermentación de los glúcidos contenidos en las frutas, las verduras o los cereales. La elección del modo de fabricación tiene una gran incidencia en la composición de los alcoholes producidos.

De esta forma, la composición nutricional y el grado de alcohol es muy diferente en función de los productos. El alcohol presente en estas bebidas es alcohol etílico o etanol, de densidad 0,8. Esto significa que una bebida con 10º de alcohol contiene 80 g de alcohol etílico por litro.

El alcohol pasa directamente a la sangre sin que sea digerido. El alcohol se absorbe mucho más rápido si el estómago está vacío a la hora de consumirlo. Recordemos que un gramo de alcohol aporta unas 7 Kcal.

El vino y el cava proceden de la fermentación alcohólica de la uva. Este procedimiento transforma los glúcidos en alcohol gracias a la acción de ciertas levaduras. En función del origen de la uva, el terreno en el que se cultiva y la duración de la fermentación, producirá diferentes tipos de vino.

Más información – El régimen Gordon

De esta forma contendrán más o menos taninos, substancias responsables del color y de la aspereza del vino. Por el contrario, el grado de alcohol de los vinos es en conjunto similar de uno vino a otro. En términos de energía, medio litro de vino de 10º aporta tantas calorías como 16 cucharadas de azúcar, o media baguette de pan.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario