Alimentación equilibrada y complementos alimenticios en los niños

Alimentación infantil

Las vitaminas y los minerales son elementos indispensables para el crecimiento de los niños, pero al igual que para los adultos, una alimentación sana y diversificada suele ser suficiente para responder a las necesidades de cada uno. Dicho esto, en invierno particularmente, la tentación es grande a la hora de dar a los niños algunos complementos alimenticios para ayudarles a superar en buena salud el invierno.

Un complemento alimenticio no se justifica más que en caso de carencia, que sólo el médico o el pediatra puede evaluar. Cabe destacar que ciertas infecciones, enfermedades crónicas y desarreglos alimenticios pueden conducir a unas carencias y por lo tanto requerir la ingesta de un complemento alimenticio, pero incluso en estos casos, sólo el médico puede prescribirlo en función de cada caso en particular.

Nunca se debe administrar un complemento alimenticio a un niño sin la prescripción de un facultativo. La automedicación con complementos alimenticios está contraindicada en los niños, por razón de los riegos de sobredosis perjudicial y posibles efectos secundarios.

Sin embargo, el médico puede juzgar necesario prescribir un complemento. Entre los más frecuentes: vitamina D, vitamina K, flúor, y hierro.

Más información – Genciana para estimular el apetito


Escribe un comentario