Alimentación complementaria en la infancia

alimentacion complementaria infancia

Alimentación complementaria se le llama al primer alimento o al primer encuentro con el alimento que tiene el niño luego de la leche materna. Estas primeras comidas del niño se incorporan a partir de su sexto mes de vida y le aportan suficiente energía y nutrientes para su buen desarrollo.

Es importante que ya desde la temprana infancia se logren adquirir buenos hábitos en la alimentación, esto primeramente será un tarea de los padres y a su vez también un derecho de los hijos. Seguramente estos hábitos perduren en la vida adulta, a favor del pequeño.

El niño es dependiente en sus primeros meses de vida de la leche de su madre. La leche materna es la que le aporta los nutrientes necesarios para su normal crecimiento y desarrollo. Esta leche materna es ideal para el bebé, pero en casos de imposibilidad de amamantar, o cuando la cantidad producida por la madre no alcanza, existen sustitutos o fórmulas especiales para lactantes.
No se recomienda la leche de vaca pura, ya que es conveniente diluirla con agua y modificarla con aceite y azúcar según proporciones y edad del pequeño. De todas formas se utilizaría como último recurso.

La alimentación complementaria según la OMS (Organización Mundial de la Salud), comienza a partir de los seis meses de vida del niño. Consta de los alimentos diferentes a la leche que se le incluirá al niño en su dieta. Los seis meses en el niño constituye una etapa clave por el aumento de las exigencias nutricionales y por la alta probabilidad del niño de padecer infecciones.

Al incorporar en los hijos buenos hábitos en sus comidas se previene, entre otras cosas, la obesidad infantil tan creciente últimamente. Además los alimentos estimulan los sentidos del niño y su psicomotricidad, por eso es aconsejable que sean de buena calidad. La energía que aportan los nutrientes comienza en el niño de seis meses a tener un rol necesario en su creciente actividad física.

Por último, la alimentación en sociedad debe darse de manera lenta y según los requerimientos nutricionales del niño, esto es importante que los padres los conozcan o se informen sobre ellos y respeten los tiempos del pequeño.

Imagen | edukame.com


Escribe un comentario