Alcohol enemigo de los huesos

image Cuando se bebe demasiado alcohol todos los días, en el estómago no se absorbe el calcio de manera adecuada, ya que interfiere con el páncreas, afectando la absorción del mineral y de la vitamina D.

Además, el alcohol afecta al hígado, lo cual es importante para la activación de la vitamina D, encargada de fijar el calcio en los huesos entre otras funciones muy importantes para la salud.

Las hormonas importantes para la salud ósea también se ven afectadas, debido a que algunos estudios sugieren que el alcohol disminuye el estrógeno y puede dar lugar a períodos irregulares.

A medida que disminuye el estrógeno, la remodelación ósea también disminuye dando lugar a la pérdida ósea, y dependiendo de la edad si se encuentra cerca de la menopausia, esto se suma a la pérdida de masa ósea ante este proceso que es natural.

Además provoca el un aumento de dos hormonas potencialmente dañinas para los huesos, la hormona cortisol y paratiroidea, ya que sus altos niveles pueden disminuir la formación de hueso y aumentar la probabilidad a fracturas óseas.

El exceso de alcohol mata a los osteoblastos, que son las células de reconstrucción del hueso, además cuando se añaden deficiencias nutricionales, el beber en exceso puede conducir a la “neuropatía periférica” o daño en los nervios de las manos y los pies.


Escribe un comentario