0

Agua y su función

Agua fresca Agua y su función

El cuerpo se encuentra formado por 60% de agua, misma que es indispensable para el organismo y todas las reacciones metabólicas que éste lleva a cabo. Todas las células –excepto las células de grasa- se encuentran formadas por este líquido, el cual además regula la temperatura corporal.

Aunado a lo anterior, el agua también es la encargada de transportar los nutrientes, desechos y otras sustancias como hormonas y enzimas; estimula la eliminación de toxinas a través de la orina pues es un disolvente fundamental; y contribuye a fabricar fluidos lubricantes como la saliva y las secreciones estomacales (básicas para el paso de los alimentos por el tracto digestivo).

No obstante, es importante aclarar que aunque existen alimentos y bebidas que ayudan a hidratar, éstos no sustituyen al agua simple pues por sí solos no son suficientes para desintoxicar el cuerpo. De hecho, bebidas como el vino y el té lejos de hidratar al organismo lo deshidratan (para lo cual hay que beber 2 vasos de agua por cada vaso de alcohol o taza de que se ingiera).

Otros ejemplos son:

  • Agua mineral.- Es alta en sodio por lo que puede cargar la función renal y elevar la presión arterial –aunque es recomendable cuando se consume alcohol pues evita la deshidratación-.
  • Bebidas para deportistas.- Se deben consumir únicamente cuando se realiza algún deporte o actividad física.
  • Zumos de frutas naturales.- Son muy nutritivos, pero deben limitarse si se tiene sobrepeso o si se está a dieta pues son altos en azúcares.
  • Agua tónica.- Contiene azúcar, por lo que no se recomienda para personas a dieta.
  • Refrescos.- Son muy dañinos para la salud -particularmente para los dientes y huesos- y contienen grandes cantidades de azúcar.

Fuente: Reforma. Salud y Bienestar y Buena Mesa.

Imagen: flickr


Escribe un comentario