Agua con gas y salud

agua con gas

Tomar agua con gas no es muy común en España pero sí en el resto de la comunidad europea. Este tipo de agua contiene a parte del ácido carbónico, calcio, cloro, nitrógeno, sodio, magnesio y en ocasiones litio.

Es un tipo de agua más ácida, de ahí que sea recomendable tomarla para que se noten efectos beneficiosos para nuestra digestión.  En el mercado encontramos dos tipos tipos de agua con gas, las que están carbonatadas desde el manantial y las que están gasificadas de manera posterior. 

Este agua estimula la secreción de jugos gástricos por eso es ideal para aquellas personas que sufran digestiones pesadas o dispepsia, sin embargo, no es nada recomendable este tipo de agua para aquellas personas que padezcan de aerofagia o meteorismo. 

Del mismo modo que el agua, el agua con gas no contiene calorías, no debemos confundirla con la gaseosa o la tónica, porque éstas si que están tratadas y poseen calorías.  No es bueno consumirla en grandes cantidades, lo ideal es tomar de 4 a 6 vasos al día después de las comidas.

No se recomienda consumirla

En algunos casos no se recomienda consumir este tipo de agua por temas de salud. Presta atención a los siguientes casos:

  • personas que padezcan hernias de hiato 
  • personas con enfermedades intestinales, como las personas que sufren de dolencias en el colon
  • las que sufren de flatulencias
  • las personas con insuficiencia respiratoria
  • No se recomienda tomar agua con gas para los más deportistas porque introducir tanta cantidad de gas de golpe puede ser muy mala combinación si se está todavía agotado e hiperventilando

Categorías

Nutrición

Paü Heidemeyer

Comunicadora audiovisual que quiere continuar su carrera dentro de diferentes ámbitos. No todo es vídeo. Busco en la redacción mostrar a la gente... Ver perfil ›

Escribe un comentario