Adoptar una alimentación sana y natural para vivir mejor

Hombre sano

Normalmente solemos hablar aquí de alimentación sana y natural. Sin embargo, son muchas las personas que se preguntan lo que es una alimentación sana y natural. La respuesta parece evidente, los alimentos son sanos y naturales a partir del momento en que no se añade ningún producto químico para mejorarlo.

A partir de aquí, todos los alimentos son buenos, incluso la carne. Más bien es la manera de cultivar las plantas, o de criar y nutrir al ganado lo que afecta a la calidad de nuestra comida.

Modo de vida equilibrado

Hacer ejercicio y llevar una alimentación sana y natural suelen ser garante de una vida equilibrada y en plena forma. De manera general, la naturaleza está bien hecha y se puede encontrar todo aquello que se necesita en las frutas y verduras procedentes del cultivo biológico. Bien sean oligoelementos, calcio, cobre, hierro, magnesio, fósforo, selenio, silicio, azufre y zinc. Pero también vitaminas, fibras, antioxidantes, etcétera.

Para comer sano, cambiar los hábitos alimenticios

Todos estos compuestos son esenciales para la alimentación. Además, el organismo los asimila más fácilmente cuando los absorbe de manera natural. Esto no siempre es el caso de los complementos alimenticios. En efecto, los complementos que proponen por ejemplo hierro y cobre limitan la asimilación del zinc. Esto nunca ocurre cuando esta combinación se realiza de forma natural.

El principio de base es sencillo. Si queréis comer sano, debéis cambiar los hábitos alimenticios, pero también los hábitos de vida.

Ser consumidor consciente y responsable

En primer lugar, consumir con conocimiento de causa y responsabilidad. Elegir una alimentación basada en alimentos procedentes del cultivo biológico, cereales integrales, verduras frescas y de temporada.

Si se consume carne, se deben elegir las carnes de granja, donde los animales son alimentados naturalmente en el campo y al aire libre. Igualmente, se deben variar los platos, priorizando las proteínas vegetales y evitando comer demasiada carne. Lo ideal es decantarse por el pollo, el pavo o la ternera y dejar de lado la carne roja.

Adoptar una actitud de vida sana y equilibrada

El pavo es, por ejemplo, una carne blanca que contiene selenio en gran cantidad. El selenio es un oligoelemento indispensable para el organismo para combatir las enfermedades cardiovasculares. El selenio contribuye igualmente a prevenir muchos tipos de cáncer como el de próstata, de colón y de pulmón. También es un antioxidante potente para eliminar los radicales libres y el envejecimiento.

Para beneficiarse de todos los puntos positivos de la naturaleza, se debe adoptar igualmente un modo de vida sano y equilibrado. Para ello, se deben respetar algunas reglas sencillas como, dejar de fumar, beber con moderación, practicar una actividad física.


Escribe un comentario