Actividad física y anemia

52

La actividad física afecta a la fisiología del cuerpo al modificar los estados metabólicos a nivel basal, hormonal y de crecimiento tisular, por lo cual el aspecto nutricional y los excesos pueden derivar en desequilibrios debilitantes como la anemia.

Un ejemplo de esta situación la viven los atletas, quienes deben desarrollar requerimientos nutricionales diferentes, para evitar o prevenir los estados anémicos, caracterizados por la disminución de hierro en sangre y como consecuencia directa la oxigenación deficiente de los tejidos, incluido el cerebral, con la fatiga o cansancio como síntoma principal.

Una posible causa de la anemia en aquellos que desempeñan actividades físicas intensas es la deficiencia de hierro, como mencionamos anteriormente, ya que el cuerpo necesita de este mineral para llevar a cabo la correcta función de los glóbulos rojos, formando parte de la hemoglobina o proteína especifica que le brinda el color rojo a la sangre y que permite el transporte de oxigeno a través de los glóbulos rojos desde los pulmones al resto organismo.

Un factor fundamental a nivel nutricional para evitar la anemia a parte del hierro, es el consumo suficiente de vitamina B-12 también conocida como Cianocobalamina, cuando es deficiente puede causar anemia y zumbido en los oídos, por lo cual esta vitamina del grupo B juega un papel importante en la salud de los glóbulos rojos, siendo considerada según la Universidad de McMaster, como el nutriente especialmente importante en la dieta de un atleta.

Se debe tener en cuenta que los atletas o quienes tienen una actividad física muy intensa, requieren aproximadamente un 30 por ciento más de hierro por día, así como también deben consumir al menos 2,4 microgramos de vitamina B-12.

Imagen: MF


Un comentario

  1.   Leylo_911 dijo

    seria bueno que colocaran referencia bibliografica. 

Escribe un comentario