Aceite de semillas de calabaza para la próstata

Aceite de semillas de calabaza

El aceite de semillas de calabaza puede ayudar a mantener la función normal de la próstata, así como la de la vejiga, lo que lo convierte en un producto muy interesante para aquellos hombres con problemas de micción.

Rico en ácido linoléico –una de las dos grasas saludables que el organismo no puede producir por sí solo–, el aceite de semillas de calabaza actual presenta una calidad excepcional gracias a la técnica moderna de extracción, mediante fluido supercrítico.

Además de grandes cantidades de ácido linoléico (50%), el aceite de semillas de calabaza también aporta cucurbitacina, oligoelementos como el zinc, vitaminas y fitoesteroles. Se cree que estos últimos pueden inhibir la inflamación o el crecimiento del tejido prostático (conocido como hipertrofia benigna de próstata), que es el causante de los problemas de micción en los hombres. A su poder descongestionante se le puede sacar mucho partido en caso de adenoma prostático.

Originarias de América, las semillas o pipas de calabaza llevan utilizándose mucho tiempo en la medicina popular debido a sus propiedades vermífugas, las cuales más tarde fueron corroboradas por la ciencia. Estas proceden concretamente de la antes mencionada cucurbitacina.

Por lo tanto, estamos ante un aceite vegetal altamente recomendable para los hombres, sobre todo cuando sobrepasan los cincuenta años de cara a mantener el flujo urinario, la función de la vejiga y prevenir la hipertrofia benigna de próstata.


Escribe un comentario