Aceite de coco contra el Alzheimer

12

La enfermedad de Alzheimer ha ganado mucho terreno a nivel mundial, representando una gran preocupación, en particular por que se esta haciendo presente a edades cada vez más tempranas, cuando antes solo afectaba a la tercera edad avanzada.

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa del cerebro, en la cual se va perdiendo la memoria inmediata de forma gradual y progresiva, pero el proceso es irreversible una vez que se instala, los últimos estudios han descubierto sobre la enfermedad que ciertas células del cerebro pueden tener dificultad para la utilización de la glucosa (la cual se obtiene a partir de los carbohidratos que comemos), siendo ésta la principal fuente de energía para el cerebro.

Pero la glucosa no es la única fuente de energía, ya que existe una alternativa de energía para las células grasas del cerebro conocidas como cetonas, que el cuerpo puede producir de forma natural a través de los alimentos grasos.

Las cetonas se pueden obtener es a través de los aceites de consumo que contienen triglicéridos de cadena media, como el aceite de coco que es transformado en el hígado en cetonas. Como dato anecdótico las cetonas son las que brindan a un recién nacido alrededor del 25 por ciento de energía para sobrevivir.

Cuando el aceite se metaboliza las cetonas que el cuerpo crea pueden, según las últimas investigaciones, no sólo proteger contra la incidencia de la enfermedad de Alzheimer, sino que tal vez podría revertir el proceso, por otra parte se está evaluando como un tratamiento potencial para la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Huntington, esclerosis múltiple y esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig), la epilepsia resistente a los medicamentos, tipo frágil que la diabetes, y el tipo II (resistencia a la insulina), la diabetes.

Un ejemplo del estudio fue el caso un paciente de la Dra. María Newport, directora médica de la unidad de cuidados intensivos neonatales en Spring Hill Hospital Regional en la Florida, quien comenzó a tomar el aceite de coco dos veces al día, encontrándose en un punto de la enfermedad donde apenas podía recordar cómo dibujar un reloj, sin embargo dos semanas después de incorporar el aceite de coco a su dieta, su dibujo mejoró y después de 37 días, el dibujo ya tenía más claridad.

El aceite demostró cambios notables en los primeros sesenta días, ya que en el paciente todas las mañanas se levantaba mas alerta, feliz y locuaz, haciendo bromas. Su paso todavía era raro, pero su temblor no era muy notable, pudiendo concentrarse en las cosas que quería hacer en la casa y en el patio, así como permanecer más tiempo en su tarea, mientras que antes el aceite de coco se distraía fácilmente y rara vez lograba algo a menos que fue supervisado directamente. Aun hacen falta mas estudios pero es un gran aliciente como avance sobre la enfermedad.

Imagen: MF


Escribe un comentario