Abusar de la carne roja puede acortar la vida

Sección de carne empaquetada de un supermercado

¿Comes mucha carne roja? Ya sabes, cerdo, vacuno… Si eres de los que no deja pasar un día sin ingerir algún producto procedente de estos animales, quizá quieras replantearte tu dieta después de leer esta nota.

Y es que la carne roja en exceso puede acortar la vida, ya que distintas investigaciones han logrado asociarla con un mayor riesgo de morir de enfermedades del corazón, cáncer y otras causas. A pesar de que aporta proteínas y grasas necesarias para el organismo, este tipo de carne también aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer.

¿Por qué es perjudicial la carne roja? Con el tiempo, el cuerpo puede acabar cediendo ante la gran afluencia de grasas saturadas y nitritos (compuestos inflamatorios) que representa una dieta rica en carnes rojas y procesadas.

Consumir carne roja con moderación no tiene por qué tener ningún efecto negativo sobre la salud, pero si se abusa de ella y, además, se suma a un tipo de vida sedentaria, las consecuencias pueden ser fatales para la persona. De este modo, donde mejor encaja la carne roja es en una dieta sana y equilibrada combinada con actividad física diaria.

La alternativa son las carnes blancas (pollo, pavo…) y el pescado, las cuales, además de no ser perjudiciales, pueden contribuir a alargar la vida de las personas, a diferencia de las carnes rojas. De todos modos, cabe señalar que la carne no es indispensable en una dieta, como si lo son la verdura, la fruta, las legumbres y los cereales.


Escribe un comentario