8 hábitos que dañan al cerebro

Cuidar la mente

El valor de nuestro cerebro es incalculable pues sin él simplemente no podemos existir. Por esto, el cuidar de nuestras neuronas y de nuestra mente es esencial para poder vivir una vida plena, feliz y llena de realización.

Con respecto a esto, existen hábitos nocivos que pueden dañar nuestro cerebro y que por lo tanto deben evitarse o eliminarse si ya son parte de nuestra vida.

  1. No desayunar.- El desayuno es el alimento más importante del día y, aquellas personas que no ingieren alimentos durante la mañana, presentan niveles bajos de azúcar en la sangre. Esto genera un suministro insuficiente al cerebro causando su lenta degeneración.
  2. Comer en exceso.- Aunado a los problemas de peso, esta práctica ocasiona el endurecimiento de arterias presentes en el cerebro, provocando una baja capacidad mental.
  3. Fumar.- Este mal hábito genera una disminución en el tamaño del cerebro, lo que además se ve asociado a enfermedades como el Alzheimer.
  4. Consumir mucha azúcar.- Este producto interrumpe la absorción de proteínas y de nutrientes esenciales causando malnutrición y por lo tanto, obstruyendo el buen funcionamiento de la mente.
  5. Respirar aire contaminado.- El cerebro es uno de los órganos que más requieren oxígeno, por lo que la falta de éste provoca una deficiencia cerebral.
  6. Dormir poco y dormir con la cabeza cubierta.- El sueño brinda descanso al cerebro, mientras que la falta de éste por periodos largos acelera la pérdida de células cerebrales. Asimismo, el cubrir la cabeza disminuye el oxígeno y aumenta la concentración de CO2 – lo que daña inevitablemente al cerebro-.
  7. No descansar cuando se está enfermo.- Trabajar y/o estudiar durante una enfermedad dificulta y daña la respuesta cerebral.
  8. Falta de estimulación.- El no estimular al cerebro causa una disminución no sólo en su tamaño, sino también en su capacidad. Una buena forma de contrarrestar esto es teniendo conversaciones profundas e intelectuales, lo que aumenta su eficiencia.

Imagen: flickr


Escribe un comentario