Qué cantidades consumir de frutos secos

frutos-secos

Los frutos secos son uno de los alimentos más saludables que podemos encontrar en el mercado, son y deberían estar presentes en todas las dietas ya sea para conseguir buenos niveles de vitaminas y nutrientes como en las dietas de adelgazamiento.

La cuestión es analizar cuánta es la cantidad oportuna que se ha de consumir, ya que un exceso de frutos secos puede llegar a tener efectos no buscados en nuestro organismo.

Para obtener todas sus propiedades debemos consumirlos en forma cruda preferiblemente, sino, tostados, pero hay que evitar todas las variedades de mezclas con miel, fritos o salados.

Aspectos a tener en cuenta de los frutos secos

Los frutos secos son un arma de doble filo, ya que pueden ser muy saludables pero por otro lado pueden ser perjudiciales para muchas personas ya que muchas de ellas son alérgicas. Por ello, si se perciben síntomas extraños no hay que dudar ni un segundo en ir al médico. 

Se caracterizan por tener poca cantidad de agua e hidratos de carbono, en cambio, están compuestos de fibra y gran cantidad de grasas saludables esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. Los que se ponen encima de la lista de los más consumidos son las almendras, nueces, castañas, piñones, avellanas y pistachos. Desde aquí recordamos que los cacahuetes no son un fruto seco, sino una legumbre.

Las semillas que podemos tomar a diario son las pipas de girasol, calabaza y sésamo, son más económicos y nos brindan con grandes propiedades.

Los análisis de cantidades recomendadas no asocian el consumir frutos secos con un aumento de peso, aun así, se recomienda tomar 6 castañas cocinas, 5 nueces o un puñado de avellanas. Como mucho, tomar 30 gramos de frutos secos al día.

Cómo consumir los frutos secos

Lo ideal es tomarlos durante la mañana, ya que así nuestro cuerpo puede recargarse de buena cantidad de energía y el aporte calórico no será tan elevado ya que usaremos esas calorías para arrancar con nuestra jornada. Se pueden combinar con un yogur o con la leche.

Sin embargo, se pueden combinar con ensaladas frescas, arroces o todo lo relacionado con la repostería.

En cuanto a la cantidad no existen pruebas que revelen que una toma grande de frutos secos pueda ser perjudicial, lo que puede provocarnos es un aumento de peso no deseado. Por esta razón, los que estén pensando en adelgazar tienen que medir mucho más sus dosis, pero no excluirlos, ya que éstos pequeños frutos sacian mucho la sensación de hambre y ansiedad.


Escribe un comentario