Tres estrategias para mantener los dientes sensibles en calma

Cepillo dientes

Alrededor de un 15 por ciento de la población tiene dientes sensibles. Estas personas a menudo experimentan dolor al ingerir bebidas y alimentos muy calientes, fríos, dulces o ácidos, aunque también pueden sufrir molestias con algo tan simple como un cepillado.

Afortunadamente, existen medidas que todo el mundo puede tomar para aliviar y prevenir la sensibilidad dental. Aquí te explicamos tres estrategias que funcionan a la hora de mantener bajo control los dientes sensibles aparte de evitar los alimentos y bebidas que te producen dolor:

Cepilla tus dientes suavemente. Realizar pasadas más vigorosas no hará que tus dientes estén más limpios, sino que sólo conseguirás aumentar el riesgo de sensibilidad dental. Y es que un cepillado demasiado duro puede causar que las encías se alejen de los dientes, dejando el nervio al descubierto. Utiliza un cepillo de cerdas suaves y haz pasadas cortas y suaves de arriba hacia abajo. Mantendrás tus dientes sanos y limpios, siempre y cuando lo hagas dos veces al día durante dos minutos.

Utiliza un protector bucal para dormir. Si rechinas los dientes –una condición llamada bruxismo– tu esmalte se puede desgastar, abriéndose un canal entre el exterior del diente y los nervios subyacentes. Consulta con tu dentista acerca de fabricarte un protector bucal, aunque antes puedes considerar introducir actividades relajantes como la meditación en tu rutina diaria, ya que rechinar los dientes es a menudo un signo de estrés.

Los tratamientos blanqueantes, tanto caseros como los de tipo profesional, realizados en la consulta del dentista, pueden causar cierta sensibilidad temporal, por lo que si deseas iluminar tu sonrisa, informa antes a tu dentista. En función del nivel de tu problema, es posible que un blanqueamiento no sea aconsejable para tu caso.


Escribe un comentario