¿Desayunas cereales? Sigue estos consejos para no engordar

Cereales azucarados

Desayunar cereales es rápido y sencillo. Los echas en el bol, esperas a que la leche adquiera la temperatura deseada y la viertes por encima. Así de fácil. Sin embargo, hay otras cosas a tener en cuenta para que el desayuno no te engorde y acabes con varios kilos de más por culpa de la primera comida del día. Aquí te contamos cuáles son.

Sé cuidadoso con las porciones. La cantidad recomendada varía en función del tipo de cereales. Con los cereales integrales lo ideal es una taza, mientras que con los azucarados siempre debe ser menos. Calcúlalo para que no exceda las 400 calorías.

Sírvete en la cocina y guarda la caja de cereales y la leche donde estaban. Si te los llevas contigo a la mesa tendrás la tentación de agregar más cereales y leche, lo que disparará el número de calorías de tu desayuno.

No abuses de los ingredientes saludables. A pesar de que aportan nutrientes esenciales como la fibra y las proteínas, agregar demasiadas nueces o fruta fresca a tu bol del desayuno pondrá en riesgo tu silueta. Así que ingiere frutos secos, fruta y semillas en tu desayuno, pero con moderación.

Elige la leche adecuada. Optar por una desnatada en lugar de entera puede suponer un ahorro de hasta 60 calorías. Esto se debe a que contiene menos grasa, aunque ofreciendo la misma cantidad de calcio y proteínas. Y si no te disgusta el sabor de la leche de soja, te aconsejamos que la utilices, ya que el número de calorías que aporta es incluso menor que el de la leche desnatada.

Reduce el consumo de cereales azucarados. Puesto que están deliciosos, y por la mañana muchas personas necesitan esa inyección de azúcar, no les diremos un “no” tajante. Sin embargo, lo que sí te aconsejamos es ir con cuidado con las porciones y leer las etiquetas, pues algunas marcas tienen un altísimo contenido de azúcar. Si te niegas a cambiar tus cereales azucarados preferidos por la avena o la fibra de trigo integral, una excelente solución es mezclarlos. Echar un puñado pequeño de los azucarados en un bol dominado por la avena dará a tu desayuno parte de ese sabor que tanto te gusta a cambio de muchas menos calorías.


Escribe un comentario