¿Quieres cocinar con aceite de coco? Aquí te ofrecemos las claves

Aceite de coco

Cocinar con aceite de coco está en auge, pues no dejan de descubrirle nuevos beneficios para la salud, aunque todavía representa numerosas incógnitas para la mayoría de personas. En esta nota intentamos dar respuesta a las preguntas más habituales relacionadas con el uso de este aceite vegetal en la cocina para que puedas comenzar a utilizarlo desde ya.

¿Qué cantidad de aceite de coco es la ideal para cocinar? La proporción con respecto a otros aceites es de 1:1. Es decir, que si queremos sustituir el aceite de oliva o de girasol, es tan fácil como fundirlo (un proceso que va muy rápido) y añadir a la receta exactamente la misma cantidad que acostumbras con otros aceites.

¿Se puede utilizar en lugar de la mantequilla? Sí. De todos los aceites, el de coco es el más parecido que existe a la mantequilla, ya que es sólido a temperatura ambiente. Untarlo sobre las tostadas sería un desperdicio, además de raro en el paladar, pero sí que puedes utilizarlo en lugar de la mantequilla para preparar tus pasteles, bizcochos, galletas y panes.

¿Cómo afecta su sabor a los horneados? Bastante, aunque sólo si se trata de aceite de coco sin refinar. Si no te importa o incluso te agrada que tengan una nota de coco, adelante. Si no quieres que tus galletas o panes sepan a coco, opta por uno de tipo refinado, que son menos intensos.

¿Es más saludable que otras grasas? Sí. Desde el punto de vista de la línea, se quema más fácilmente como energía en lugar de almacenarse en el cuerpo. Sin embargo, aunque de tipo vegetal, no deja de ser una grasa saturada, por lo que se debe ingerir con moderación al igual que sucede con el resto de aceites.


Escribe un comentario