Lavarse las manos varias veces al día es la mejor manera de prevenir la gripe

Lavarse las manos

Ahora que estamos en plena temporada de resfriados y gripes, recuerda que lavarse las manos varias veces al día es la mejor manera de prevenir el contagio. Asimismo, este hábito también reduce el riesgo de contraer otras enfermedades respiratorias e infecciosas que se transmiten a través del contacto manos-boca, manos-nariz o manos-ojos.

El acto de lavarse las manos con frecuencia es tan efectivo contra los gérmenes debido a que el jabón atrapa los virus y bacterias a medida que lo frotamos sobre la piel. Después, el agua hace el resto. Recurrir a este hábito después de entrar en contacto con otras personas, tocar superficies públicas e incluso acariciar animales es fundamental para mantener nuestro organismo libre de gérmenes.

Si quieres asegurarte de que tu lavado de manos es eficaz contra los virus y bacterias, mójate las manos con agua corriente (mejor si es caliente) y aplica jabón. A continuación, frota una mano contra la otra durante unos 20 segundos. Finalmente, enjuágalas bien con más agua corriente, prestando atención a la completa eliminación de la espuma, pues es ahí donde se encuentran los gérmenes residuales. Para secártelas, utiliza una toalla limpia o un secador de manos. Un consejo, a la hora de cerrar el grifo, intenta no tocarlo directamente con la piel. Cúbrete la mano con una toalla de papel, por ejemplo.

Pero qué sucede cuando estamos en un lugar donde no hay acceso al agua corriente y el jabón. En este caso, los desinfectantes para manos son un buen sustituto. A pesar de que no alcanzan el nivel de eficacia contra los virus y las bacterias del lavado tradicional de manos, se le acercan bastante, según un estudio realizado por la Universidad de Chicago. El procedimiento es sencillo: aplica el producto en la palma de una mano y después júntala con la otra. Frota las dos, asegurándote de cubrir toda la superficie de la mano. No pares hasta que las manos estén secas.


Escribe un comentario