¿Por qué a veces no se consigue eliminar la grasa del vientre con el running?

Personas practican el running en otoño

Parece coser y cantar: te calzas las zapatillas, sales a correr y listo… la aguja de la báscula comienza a retroceder un poco cada semana. Sin embargo, eliminar la grasa del vientre con el running puede resultar difícil para algunas personas. Esto se debe a que tienen en sus cuerpos lo que se conoce como acumulaciones de lípidos resistentes. Si es tu caso, incluir estos cambios en tu rutina de running te puede ayudar a alcanzar tu objetivo de un vientre plano.

Cuando las personas que practican running no pierden el peso deseado después de semanas de entrenamiento, a menudo se debe a que no están quemando las suficientes calorías. Así que considera alargar tu entrenamiento para, de esta manera, quemar más calorías y hacer que la grasa del vientre se vaya deshaciendo.

Otro error que impide que muchas personas vean resultados con el running es la falta de intensidad. Para adelgazar y aplanar el vientre con el running no puedes hacerte el remolón, sino que hay que correr toda la carrera a buen ritmo e intentar no depositar todo el esfuerzo únicamente en las piernas. Correr con las rodillas altas a intervalos proporcionará un extra de trabajo a tus músculos abdominales, que es donde se suele depositar la grasa obstinada.

Si a pesar de llevar a cabo todo lo señalado anteriormente no consigues eliminar la grasa del vientre con el running, te aconsejamos examinar tu dieta para ver si estás consumiendo demasiadas calorías. Si lo crees necesario, consulta con un nutricionista para ver cuál es la mejor dieta para tu caso. Por lo general, llevar una dieta equilibrada y practicar running al menos tres veces a la semana es suficiente para perder peso o mantenerlo en el caso de que ya hayamos alcanzado nuestro peso ideal.


Escribe un comentario