4 factores que te impiden volver a dormir cuando te despiertas por la noche

Despertares nocturnos

Las personas pasan por etapas en las que no tienen problemas para conciliar el sueño en el momento de acostarse, pero, llegadas las 3 o las 4 de la madrugada, se despiertan y les resulta muy difícil volver a dormirse.

Esto es lo que se conoce como despertares nocturnos y puede causar que por la mañana estés totalmente agotado, pues no has logrado proporcionar a tu cuerpo las horas de sueño que necesita para autorepararse.

El estrés casi siempre está detrás de los problemas para volver a dormirse cuando te despiertas por la noche. Para reducirlo, practica yoga de manera habitual o algún ejercicio que te desestrese. Apuntar en un papel las tareas pendientes antes de acostarse también ayuda a dejar el estrés fuera del cuerpo, notándose en una mente más tranquila y entregada totalmente a dormir.

La luz de las pantallas interfiere en la producción de melatonina, la hormona del sueño. De esta manera, es importante renunciar a jugar con tu smartphone o tableta para conseguir una noche de descanso reparador. Para relajarte en la cama, lo mejor es leer un libro o escribir en un diario.

Cuando te despiertes por la noche, no mires el reloj cada dos minutos. Ver cómo transcurren los minutos y no puedes volver a dormirte crea un sentimiento de estrés y frustración que sólo contribuye a agravar la situación. Esconde los relojes y céntrate en la respiración para no desencadenar más nerviosismo por la falta de sueño.

A medida que cumplen años, tanto los hombres como las mujeres ven como su necesidad de orinar por la noche va en aumento, lo que unido a un sueño más ligero, es un gran obstáculo para dormir de un tirón. Evita tener que levantarte de madrugrada para ir al baño renunciando a la ingesta de cualquier tipo de bebida un par de horas antes de acostarse.


Escribe un comentario