10 consejos para mantener un cabello hermoso

Cabello sano y hermoso

Es cierto que la alimentación y el suficiente descanso se ven reflejados directamente en la salud y belleza de nuestra piel y cabello, sin embargo también existen otros factores que pueden beneficiar el aspecto de éste último.

A continuación algunos consejos básicos para mejorar el brillo y la sedosidad de tu cabello:

  1. Antes que nada, se debe determinar la naturaleza exacta del cabello, es decir, si es seco, graso o mixto (graso en la raíz y seco en las puntas). Si no se sigue este primer paso, podemos comprar y aplicar productos equivocados que en vez de ayudar, sólo empeorarán el aspecto capilar.
  2. Si se tiene cabello delgado o quebradizo, no es recomendable lavarlo a diario (mejor visitar a algún especialista para seguir el tratamiento adecuado). Si el cabello es muy delicado, se deben comprar productos suaves (como los recomendados para bebés).
  3. Independientemente del tipo de cabello que se tenga, el acondicionador sólo debe aplicarse en las puntas.
  4. El cepillado es indispensable para el brillo del cabello. Procura que las cerdas de tu cepillo sean naturales para que no maltraten el cabello.
  5. Se recomienda cortar las puntas maltratadas una vez al mes –con lo que además se recupera la forma del corte inicial-.
  6. Al menos una o dos veces a la semana descansa de los accesorios de belleza: secadoras, tenazas y alisadoras.
  7. También una vez a la semana se sugiere aplicar un tratamiento especial para fortalecer el cabello.
  8. Se debe cambiar la marca de champú y acondicionador cada 2 ó 3 meses pues el cabello desarrolla una cierta resistencia a los ingredientes –con lo que ya no surten efecto-.
  9. Evita lavar tu cabello con agua caliente pues ésta propicia la caída, lo vuelve quebradizo y si está teñido, lo deslava. En cambio el agua tibia o fría lo vuelve sedoso, brillante y suave, además de evitar su caída.
  10. Masajea de vez en cuando el cuero cabelludo con movimientos circulares durante aproximadamente 5 minutos.

Fuente: Jugos y Ensaladas Año 2, No. 2.

Imagen: flickr


Escribe un comentario